¿Cómo estamos? esa es la pregunta que nos han hecho, y qué hemos hecho en estos días muy seguidos , y la verdad es que la respuesta a esa pregunta es que para muchos estas semanas han sido difíciles a nivel emocional, quizás en otros aspectos más. Hay quienes han tenido que pasar completamente solos, y reinventarse para cada día que ha sido su vestimenta favorita.

Hay muchas cosas que están en transición, debido que a muchos nos costó entrar a nuestras casas, quedarnos quietos, algo que vimos como una etapa temporal, con fecha de inicio, pero que conforme han pasado los días nos damos cuenta que fecha de regreso no tenemos, y que es lo que ocurre ya estando dentro, nos resistimos, nos angustiamos, tenemos miedo, la desesperación empieza a tomar lugar en nosotros, pero poco a poco empezamos a entender que todo este proceso es algo inestable, y que tendremos días buenos, días no tan buenos. 

Pero ahora nos encontramos con el siguiente proceso que es volver a salir, y hay muchos que están asustados con ese proceso, están los que perdieron su empleo, y los que ahora tienen que volver con nuevas medidas y acoplarse a ellas no siempre es fácil. Por otro lado, están los que tienen que reinventarse económicamente.

Pero dentro de todo este proceso esta la parte en que debemos aceptar lo que está pasando, y lo mejor es tratar de aprender de todo esto y sentir que todo esto es una nueva oportunidad para todos. 

<< E L M I E D O >> 

¿Cuándo va a parar el virus? ¿Cuándo voy a volver a mi trabajo? ¿Cuándo todo va a estar como antes? Con estas preguntas es que le damos vida al miedo, y aunque en estos días es lo que se siente más que el inmenso calor en Guayaquil, creo que hoy en día está permitido todo, está bien dormir horas de más, es normal tener angustia, llorar, tener mal humor, estar positivo, comer todo, o no comer, todo esta bien, y entre esas cosas también esta permitido el tener miedo. 

Lo importante que debemos entender acerca del miedo es que jamás ocurre en el presente, que el miedo es muy futurista, es por eso que todas esas preguntas que nos llenan la cabeza simplemente están relacionadas con el futuro, ya que todo este proceso es intrínsicamente inestable, y una de las cosas que esta pandemia nos esta dando, es que tomemos conciencia de nuestra fragilidad, con lo pequeños e insignificantes que somos como seres humanos, y que si no trabajamos esto en comunidad nos va a dar mucho mas miedo, y efectivamente no sabemos cuando va a terminar, no sabemos que va a pasar, como va a cambiar la vida de todos, y como va a ser esta nueva forma de vivir. 

Creo que la única manera de poder trabajar el miedo es el disfrutar el presente, creo que no hay mejor forma que esta, el tener la oportunidad de estar anclados al día a día, el ser agradecidos. 

<< G R A T I T U D >> 

La capacidad de agradecer, aunque sea poco lo que tengas para agradecer, la gratitud siempre va a ayudarnos a que esta transición sea mas fácil, ya sea que te toque salir al supermercado, a hacer la fila en el banco, el salir a trabajar, a pesar de estar expuestos, todos estos son motivos de gratitud. 

<< E X C E S O D E F U T U R O >> 

Aunque no nos suene lógico, uno de los excesos de futuro es regresar al pasado, y es recordando lo que dejamos atrás, los abrazos, las reuniones familiares, los viajes, y todo a lo que ahora estamos limitados, pero este exceso lo que genera es angustia y miedo, y la manera de no tener melancolía ni tristeza, pero el exceso de futuro nos genera angustia y miedo, y para que no nos afecten es estar anclados al presente, aquí no están la tristeza ni la melancolía, frente a la pandemia el exceso de pasado y de futuro siempre nos va a traer pésimos dividendos, no lo vamos a saber manejar de una u otra forma, sobre todo en la generación que nos encontramos, que se siente muy atrapada, por el concepto de libertad que se vive, y la verdad es que la libertad que uno quiere, no es eso, la libertad tiene que ver con la conciencia, se es mas libre cuando se actúa más consciente.   

<< L I B E R T A D >> 

Estamos en el momento en el que, usamos los audífonos con la música que nos gusta, que bailamos si queremos, cantamos, pero aun así nos hacemos las preguntas fundamentales; si somos felices, si estamos en el trabajo que nos gusta, si la relación en la que estamos es correcta, si queremos mejorar lo que tenemos, o si queremos hacer cambios, etc. 

Y es que, aunque algunos están pasando este tiempo en compañía de otros, es cuando más libertad tienen en elegir que hacer cada día, y respetar el espacio de cada uno. 

Mientras que para otros que se encuentran solos con una casa espaciosa, piscina, internet, etc. es cuando mas atrapados se sienten, ya que para ellos la libertad es estar fuera. 

Pero es el momento de aprovechar todo este tiempo, para preocuparnos por todo lo que siempre habíamos postergado por falta de tiempo. 

Y todo este proceso nos muestra lo cansados que estábamos viviendo, siempre diciendo estoy cansando necesito un descanso, y es porque todo este tiempo hemos estado viviendo de afuera hacía adentro, cuando es todo lo contrario todo solo relacionado con el hacer, hacer, hacer, para tener, tener, tener, y de repente llega este virus nos quita el hacer y tener, dejándonos solo con el SIENDO, nada más y desde allí reinventándonos. 

Recordemos que las palabras que soltamos desencadenan la realidad que con la que nos enfrentamos, si nosotros decimos que estamos encerrados, pero si al contrario decimos que estamos en casa para cuidar nuestras vidas y la de otros, nuestro sentir psicológico va a ser otro. 

Y si ya estas aburrido/a, cansado/a de tanta limpieza en la casa, de ya no tener que mas hacer, pues recuerda que la casa interior también necesita limpieza y desinfección, que no todo es lo externo que al final de día lo que mas importa es lo de adentro. 

<< P A C I E N C I A >> 

Si preguntamos a cualquiera que es la paciencia, mas de uno responderá que es el arte de esperar, pero la verdad es que no todos tienen paciencia, porque la paciencia va de la mano con la confianza, y una persona que tiene paciencia cree firmemente que todo esto es para algo mejor, que hay que aprender de todo esto, y sobre todo tiene la confianza que esto va a pasar y que no vamos a salir de la misma forma de como entramos. 

Frente a esta pandemia nos encontramos con los que tienen paciencia y con los que están impaciente, un impaciente es aquel que siempre duda de lo que esta adelante, es como estar en la vía en plena hora de tránsito pesado, y empieza a sonar su bocina el impaciente obviamente que cree que al sonarla el carro que esta delante se va a mover, o que simplemente cree incapaz al conductor. 

<< F L E X I B I L I D A D >> 

Y es que toda la gente rígida, impaciente, arrogante, es la misma que se lo está pasando mal bajo las mismas circunstancias que los otros mas relajados y estables, y es que todos los días son distintos, no solo eso en el mismo día tenemos varios cambios anímicos. Cada día nos encontraremos con nuestras peores o mejores versiones, porque tanto como estar solos o acompañados requerimos de flexibilidad para superar y seguir en el proceso. 

Otras de las cosas que debemos aprender en este tiempo es a dar la respuesta que la otra persona desea escuchar,  porque muchas veces solo soltamos la respuesta automática cuando alguien nos pregunta como estamos lo primero que decimos es; bien gracias, ¿y tú?, y estoy aprendiendo a ser mas honesta conmigo, y aunque al receptor quizás no le interese mi respuesta y solo prefiera escuchar un bien gracias de vuelta, lo estoy haciendo para no perder la sintonía conmigo misma. Porque también es cierto que no a todos les gusta compartir su estado de animo actual, o simplemente lo hacen con sus personas de confianza. 

<< M A L H U M O R >> 

Muchas veces el mal humor lo que refleja es tristeza, angustia, miedo, porque se expresa a través de la rabia, sencillo porque es más fácil enojarse, que aceptar que estoy triste o que tengo miedo, el primer paso para vencer este sentimiento es aceptar lo que estoy sintiendo, y el segundo es preguntarme que me pasa, y para eso necesitamos silencio sin juicios. Y después de obtener la respuesta lo mejor es compartir con los demás como me estoy sintiendo, porque los otros no van a entenderte sino lo comunica a través de palabras. Y así este proceso rabioso durara menos y sin hacerle daño a nadie más. 

<< T I E M P O >> 

Es ahora el momento de sentarse a la mesa y ordenarlo todo, conversar de esos temas que siempre quedan a la mitad, de corregir, de volver a empezar, dejar a un lado los celulares, simplemente escuchar y de poner en práctica. Si vamos más allá y analizamos lo que significa usar este tapabocas al que ahora no podemos dejar de lado, podríamos encontrar varias respuestas, pero se me viene a la mente que simplemente es tiempo de callar y de aprender a escuchar mejor, de observar detenidamente lo que tenemos, para actuar de mejor manera, solo pensemos las millares de veces en las que hemos soltado mas de una palabra que no hubiésemos querido decir, por eso creo que ahora es tiempo de dejar de hacernos más daño, a los perros se les coloca un bozal para que no muerdan, a nosotros solo nos han puesto a usar mascarillas. Y ahora cuando salimos a la calle al vernos todos cubiertos, sin poder hablar será que aprendemos a vernos a los ojos, y así sentir lo que el otro está pasando. Y dejar de creer que tenemos derecho a opinar sobre la vida de los demás sin medir lo que se habla. 

Hay mucho que aprender frente a esta pandemia, que todos tenemos la responsabilidad de cuidarnos unos a otros, y asumir que somos alumnos permanentes de la vida, y las personas que son resistentes al cambio pues que son las no flexibles son las mismas que se lo están pasando mal todo este tiempo, por quedarse en silencio y precisamente ese tipo de aislamiento es el que te enferma. 

Déjame saber tu opinión acerca del tema. Gracias por llegar hasta aquí 🙂

Puede que también te guste...

2 comentarios

  1. Qué inspirador, palabras sabias y muy bien dichas. Sigue con más blogs que alimenten el alma y mente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *