Con el pasar de los días nos vamos dando cuenta que en esta vida tenemos que ser imparcial, para tratar de no comprometernos unos con otros, pero hasta dónde puede llegar ese grado de imparcialidad, y con quienes se puede aplicar, siempre vamos a estar expuestos a estas situaciones con familiares, compañeros de estudios y de trabajo. Lo que nos mantiene en constante relaciones unos con los otros, lo que se puede volver algo caótico al momento de querer simpatizar con unos, y dejar de un lado a otros, y es donde surge el apego el tratar de agradar a unos mientras no estas bien con otro, pero que podemos hacer ante este estereotipo que muchos aplican, porque es así como se sienten bien ellos mismos.

En lo personal, siempre tengo conflictos con las personas que son cercanas a mi, debido a que tengo una personalidad muy fuerte, tranquilidad no te asustes, cuando digo fuerte, no me refiero específicamente a agresividad, pero soy ese tipo de personas que no le da miedo preguntar algo, que va diciendo lo que piensa y siente en el momento, y con la persona que es, ese es el patrón que adopte, no lo aprendí de nadie màs, sencillamente es como decidí ser, y eso es lo que me hace entrar en conflicto con los demás, ya que no todos están preparados para encontrarse con alguien así, y mucho menos cuando no llevas un buen día.

Y vale que no tiene nada de malo ser así, y quizas suene mal que sea yo mismo quien lo diga, pero si no eres capaz de reconocerte y aceptarte de que serviría, no lo crees? y tampoco no tiene malo si eres de los que busca apego o aprobación de otros, para estar segura de algo, mientras estés a gusto como eres todo esta bien, para ti y para los otros.

En lo que estoy segura es que debemos ser reales, que no nos guardemos las emociones, si te sientes feliz, pues compártelo, disfrútalo, y si es necesario hazlo saber a otros, y del mismo modo si algo te molesta contigo mismo o con alguien màs, ve y hazle saber, no esperes  que esa persona lo note, eso jamás va a pasar aún mas si quieres recibir un cambio. Los humanos estamos muy mal acostumbrados a ocultarnos las cosas a nosotros mismos, y con otros también, por eso cambiar las relaciones con los otros solo va a depender de nosotros mismos, mostrarnos como queremos que los demás nos vean y nos acepten, para recibir de otros no lo que queremos que nos den, o buscar en otros lo que no hemos podido darnos nosotros mismos.

Comprendernos, entender quienes somos y que es lo queremos reflejar en la vida, solo va a depender de ti mismo, así que examinante, y no trates de justificar tu actitud en base de actitudes de otros, si tienes claro quien eres, lo que los demás hagan o digan no te podrá alcanzar, sè, mejor la persona que comparte lo bueno que ese mismo ser no puede ver en si mismo, y ve por allí contagiando de ti a todos, de forma brillante.

 

 

 

 

 

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *