CONFIANZA EN LA PAREJA

La confianza es con base en razones y evidencias, para poder decidir si la confianza se otorga o no. Por eso ¿qué tan sabio es confiar en alguien que no conoces?

La confianza es tener la expectativa en una persona.

El responsable de la confianza que se otorga eres tú, no la persona a la que decides otorgársela.

La naturaleza de la confianza, se fundamenta en una esperanza, en la cual depositas tus expectativas y la responsabilidad de tu bienestar en otra persona.

No se puede responder por la conducta de alguien más, y asegurar más allá de toda duda que, sin importar las circunstancias, el momento, la situación, y el tiempo, esa persona se va comportar exactamente de la manera que lo hemos previsto de aquí a la eternidad.

Confianza ↔️ Seguridad Controlar ↔️ Ansiedad Perseguir ↔️ Paranoia

La confianza es, confiar en que tú tienes la capacidad de afrontar cualquier cosa que el otro haga, o cualquier acontecimiento que suceda en tu vida, esa es la verdadera confianza que nos va a traer la paz que queremos.

Más que buscar personas confiables, enfócate en encontrar personas íntegras, la integridad es la alineación entre; palabras, conductas, y valores. Sin importar que una persona esté siendo observada, la integridad es una guía interna que nos regula sin la necesidad del control o persecución de alguien más.

Recuerda que lo que predomina la confianza es la seguirdad, pero esa seguridad tiene que venir con la base de la integridad.

La integridad de cada uno es lo que se pueden o no permitir, cuando las integridades están alineadas entre dos personas que conforman una relación, esas son las que tienden a durar, son tranquilas, seguras, y éxitosas. Porque saben que lo que los tiene unidos es esa misma libertad que poseen ambos al estar en la misma alineación.

Haber depositado mi confianza en alguien que no era íntegro y que no supo honrar, cuidar, y respetar esa confianza que otorgaste.

También es importante reconocer que rendimientos pasados no aseguran rendimientos futuros.

Las personas pueden cambiar, tomar decisiones diferentes, a pesar de que esas deciomes lastimen al otro.

Muchas veces sin querer damos pie, o abrimos la puerta y dejamos que maltraten nuestra integridad, pero eso no justifica esa conducta, así que debes parar esa actitud y recordar quien eres. La confianza es sobre nosotros mismos

Con la integridad no se nace, se aprende día a día, si eliges ser alguien íntegro desde pequeño, ya de grande eso no es un problema, pero si eres alguien que recién decide ser íntegro puede que sea difícil, pero con trabajo nada es imposible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *