QuédateenCasa!

Probablemente esta sea le épica película que siempre hemos visto de virus, pandemias, apocalíptica, etc, pero que siempre habíamos dicho “y qué tal que esto ocurriera” pues bueno aquí lo tenemos, y creo que aún con todo lo que hemos visto a través de esas mismas películas, jamás vamos a estar preparados, para saber cómo actuar ahora que lo estamos viviendo, el caos y la desesperación se apoderan de todos y precisamente terminamos haciendo lo que no se debe hacer, frecuentar todos al mismo tiempo el supermercado, las tiendas, farmacias, aunque se haya dicho que estamos en emergencia sanitaria, más no en escasez alimenticia, la gente relaciona lo uno con lo otro y lo da por hecho, mientras que algunos no toman en cuenta nada y siguen su vida como si nada de esto está ocurriendo y prefieren salir de paseo, de vacaciones aprovechando el tiempo en familia, pero tan difícil es seguir aquellas recomendaciones que únicamente van a beneficiarte a ti mismo, no quiero imaginar si todo esto lo tuvieses que hacer pensando solo en tu prójimo.

Pues nada que ahora vivimos tiempos en los que solo importo yo, y si yo estoy bien no me importa lo que te esté pasando a ti, que yo me cuido solo y no necesito que alguien me diga que hacer, como actuar, yo soy la única persona que sabe cuidarse así mismo, pero que no hay mucho de malo en aquello, lo que si debe ser es que si realmente lo haces por tu bien, eso también lo estás haciendo por el que tienes a tu lado, ya que si no das amor para los otros de nada te sirve que te cuides tanto a ti mismo, y es ahora mismo el tiempo de demostrar cuánto amor te tienes.

¿Qué es difícil?, lo sé! la inseguridad se apodera poco a poco de ti, haciéndote pensar que todo va a terminar, pero y si le vemos el lado bueno si aprovechamos este ratito, para reflexionar y cuestionarnos a nosotros mismos por todo lo que hemos pasado, y al salir de esto empezar a actuar con más responsabilidad hacia nuestro planeta, y también con nosotros, que toda esta situación es un referente para volver a tener respeto por el lugar en el que estamos y sobre todo respeto al creador de todo, quizás este es uno más de sus tantos llamados para que todos volvamos a acercarnos a él, y dejar de pensar que aquí vamos a estar para siempre, que no se te olvide que esta solo es una sala de espera no es aquí dónde perteneces.

Indistintamente cuál sea tu ideología religiosa, pero todos confiamos en el ser superior, al que acudimos siempre en buscas de respuestas, pues a Él es que debemos acudir ahora mismo.

Con calma y tranquilidad todo va a pasar, y tranquilos que en el exterior todo va a seguir igual, la playa, el cine, los centros comerciales, los parques. Etc, todos van a seguir allí ellos no irán a ningún lugar. No te afanes por el mañana déjalo que llegue solo.

Rueda sus promesas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *