Recibe la paz de diferentes formas

Que el Señor de paz les conceda su paz siempre y en todas las circunstancias. El Señor sea con todos ustedes.
— 2 Tesalonicenses 3:16

Es bastante normal que en el día a día tengamos una rutina desgastadora de arduo trabajo y de actividad constante. Lo que queremos al terminar esos días es un momento de paz y refrigerio. Pero a veces, cuando regresamos a casa, parece que nos cansamos todavía más. Es ahí que debemos pedir auxilio a aquel que calmó el mar bravío: Jesús.

Nuestro Dios es la fuente de toda paz. En su Palabra encontramos refrigerio y dirección para calmar nuestros corazones. Necesitamos comenzar por nosotros mismos si queremos traer la paz a nuestra casa y a nuestro ambiente de trabajo. Ahí está la importancia de la Palabra de Dios, ella nos alimenta y el Espíritu Santo nos moldea dándonos la oportunidad de actuar de forma diferente.

Al acudir al Rey de Paz, aprende a descansar en él. Que el Señor derrame su paz sobre tu casa, tu lugar de trabajo y en tus relaciones con otras personas. ¡Que Dios esté contigo y que su paz perdure y cubra todas las áreas de tu vida!

Experimentando la paz de diferentes formas:

  • Pide al Espíritu Santo que moldee tu comportamiento transformándote en un instrumento de paz y no de guerra, de conciliación y no de división.
  • Destina una hora de tu día para meditar y orar. La oración y la meditación de la Palabra de Dios nos alimenta y nos conforta.
  • Reflexiona sobre la manera en la que puedes promover un ambiente pacífico y conciliador con tus actitudes. La paz contagia y quien busca la paz no entra en guerra.

Para orar:

Señor Jesús, te pido que tu paz y tu Espíritu vengan sobre mí. Que tu unción de amor y tu paz puedan contagiar mi vida, mi hogar y todo lugar por donde yo pase. Te doy muchas gracias desde ya. En el nombre de Jesús, amén.

Puede que también te guste...

1 comentario

  1. Excelente articulo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *