Hablemos de amor…

Hablemos de las veces que mamà y/o papà nos cuidaron cuando estuvimos enfermos, de las veces que hicieron un esfuerzo para comprar lo que màs queríamos, por ese helado que nos dieron en recompensa, por aliviar el sangrado de las rodillas después de un buen juego, por el esfuerzo que siguen haciendo.

Hablemos de amor.

Hablemos de las veces que defendiste a tu hermana, a tu hermano o viceversa, recuerda cuando fuiste defendido por ellos. Hablemos de las veces que han sido cómplices, de las experiencias juntos, de las guerras que siempre van a terminar en paz.

Hablemos de amor.

Hablemos de tus mascotas, esos pequeños seres a los que le entregas parte de tu tiempo, atención y cuidados, indefensos sacando lo mejor de ti.

Hablemos de amor.

Hablemos de lo que te apasiona, de lo que te despiertas cada día para lograrlo, aquello que disfrutas hacer, de tus pasatiempos, de tu arte, de tus deportes, de ti. Hablemos de tus creencias, de lo que adoras, de tu fe.

Hablemos de amor.

Hablemos de aquellos que estuvieron contigo en los peores momentos, de quienes no te soltaron, de los que hasta la fecha siguen contigo, y celebran lo que llega en tu vida.

Hablemos de amor.

Hablemos de los abuelos, de los primos, primas, de las tías, tíos de la mucha o poca familia que posees, de los que no necesitan llevar tu sangre para llamarlos familia, y con la que sabes que puedes ser.

Hablemos de amor.

Hablemos de tu pareja, de la persona que te acompaña en el camino, de ese amor que se tienen, de la confianza, del respeto, de su libertad, de la complicidad que viven de su relación.

Hablemos de amor.

Hablemos de ti, del respeto que te tienes, de lo agradecida/o que estás por ser tù, de tu amor propio, de tu historia, de tus batallas, de tu fortaleza, de tus valores, de tu fidelidad.

Hablemos de amor.

Hablemos de tus hijos, los que has guardado en tu cuerpo por el tiempo que ha sido necesario, por los que tienes que aprender, y enseñar día a día, por los que te dejaron su huella fugaz en tu vida, y te convirtieron en madre.

Hablemos de amor.

Hablemos de los cambios experimentados fisìcos y emocionales, de las veces que hemos intentado agradar a otros, ocultándonos en quienes no somos, de la valentía que tuvimos para enfrentarnos a nosotros mismo.


Hablemos de amor.

Para ti, qué es hablar de amor? quisiera leerte en los comentarios 🙂

Puede que también te guste...

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *